La teoría musical medieval

Buena parte del desarrollo de la teoría musical tuvo su origen en la Edad Media. La necesidad de transmitir los principios y moral de la religión cristiana llevaron a un impulso de la producción musical durante el período, que comenzó a sistematizarse y a establecer estructuras determinadas para los diferentes géneros.

El Medioevo marcó los primeros pasos de la notación musical tal como la conocemos en la actualidad. El trabajo intelectual, que se centraba en los monasterios, derivó en la elaboración de un sistema de símbolos y términos que permitieran reproducir los cantos litúrgicos de forma idéntica y uniforme en todas las iglesias. Inicialmente restringida a representar la melodía, de acuerdo a los trabajos del monje benedictino Guido D’Arezzo, el manejo del ritmo se incorpora más tarde durante el siglo XIII.

La música era una de las actividades de esparcimiento que atravesaba la estructura de clases y era disfrutada tanto por nobles como por hombres libres y campesinos. Las apuestas y los juegos de azar eran otras de las formas de entretenimiento más populares, pese a que la doctrina de la Iglesia las consideraba moralmente incorrectas. En la actualidad, ese tabú ya no existe, y los apostadores pueden disfrutar del entretenimiento en línea con casino gratis sin culpas ni reproches, una evolución de los antiguos juegos de dados (que se elaboraban a partir de fragmentos de huesos de animales) y la lotería de los tiempos medievales. El azar contaba con gran importancia en el Medioevo, y el concepto de “Rueda de la Fortuna” se mantiene hasta hoy en día; los jugadores siguen rituales para garantizarse la “buena suerte” antes de cada apuesta en el casino.

Puesto que la mayor parte del contenido musical estaba limitado al ámbito religioso, las bases de la composición musical buscaron definir la forma y el alcance de los principales géneros litúrgicos, como el canto gregoriano y el “organum”. Con el incremento en la complejidad melódica de estas obras, que fueron adoptando gradualmente el ritmo y la polifonía, la teoría de la música debió adaptarse para permitir representar estas nuevas ideas de manera simple y consistente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *